Inteligencia digital y tercera edad: ¿Pueden los robots cuidar de nuestros mayores?

Sep 12, 2023 | Noticias, Desarrollo, Tecnología

La inteligencia artificial (IA) se está integrando en todos los aspectos de nuestra vida. Nos permite crear imágenes y vídeos, mantener conversaciones con asistentes virtuales e incluso está revolucionando la medicina al ayudar en la detección, diagnóstico y tratamiento de diversas enfermedades, incluido el cáncer. Además, se está explorando su potencial para cuidar a personas de la tercera edad y combatir la soledad.

Hasta ahora, hemos visto sistemas que recuerdan a nuestros mayores cuándo tomar su medicación mediante una simple llamada telefónica, pero las posibilidades son mucho más amplias. El siguiente paso son los robots de compañía, equipados con tecnología para asistir a las personas mayores en su vida diaria. Estos robots pueden ayudar con ejercicios físicos y mentales, detectar caídas y facilitarles objetos necesarios.

La soledad no deseada tiene un impacto significativo en la salud. Aumenta en al menos un 30% el riesgo de muertes prematuras y también se asocia con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares, demencia y problemas de salud mental como la depresión. Guillermo Lahera, profesor de Psiquiatría en la Universidad de Alcalá de Henares (UAH) y jefe de sección en el Hospital Universitario Príncipe de Asturias, explica que cuando las relaciones sociales son escasas, las personas pueden caer en un ciclo de abandono de sí mismas, hábitos poco saludables y conductas que solo agravan la sensación de aislamiento.

El pasado julio, la revista Science Robotics publicó un informe elaborado por investigadores de las universidades de Auckland, Duke y Cornell en Estados Unidos. En dicho informe, se abordó el tema de los robots de compañía con inteligencia artificial (IA) y se analizaron los posibles riesgos asociados a ellos. Los autores argumentaron que a medida que la tecnología avanza, la conexión social con los robots se vuelve cada vez más relevante. Esta afirmación se basa en investigaciones previas que sugieren que los robots pueden contribuir al aumento del compromiso social, la interacción y el bienestar de las personas de la tercera edad, al tiempo que reducen el estrés y la sensación de soledad.

 

Inteligencia digital y tercera edad. Imagen que describe a un robot acompañando a personas mayores.

 

Murali Doraiswamy, Profesor de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento, ve a los robots de acompañamiento con IA como una solución temporal para personas aisladas que carecen de otras opciones, «hasta que la sociedad realmente valore la importancia de la conexión social y el cuidado de personas de la tercera edad».

Por otro lado, Isabel Rodríguez, coordinadora del Grupo de Gerontecnología de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), destaca la necesidad de abordar este aspecto con precaución, para evitar que los robots reemplacen el contacto humano. Ella sostiene que aunque los robots pueden ser una solución temporal, no abordan el problema subyacente de la soledad.

Rodríguez argumenta que las relaciones sociales no se limitan al contacto físico o simplemente a la compañía, ya que involucran factores como la empatía, el afecto y el intercambio de sentimientos, aspectos que, al menos por el momento, los robots no pueden proporcionar. Para Guillermo Lahera, la limitación principal de los robots radica en su incapacidad para ofrecer la inmortalidad de las relaciones humanas.

Por otro lado, Antonio López, catedrático de Trabajo Social en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), tiene una perspectiva más optimista y considera que cualquier tecnología que facilite una mayor comunicación puede contribuir a reducir la soledad no deseada. Sin embargo, reconoce que los usuarios necesitarán cierta formación para interactuar de manera adecuada en un entorno tecnológico en constante evolución.

 

Soledad y dependencia en la tercera edad

 

Isabel Rodríguez, miembro de la SEGG, destaca la importancia de considerar las diferencias individuales en la atención a personas de la tercera edad. En este sentido, subraya que se deben evaluar factores como el estado cognitivo y el grado de autonomía.

Además, señala que el lugar de residencia también influye significativamente en las necesidades de cada persona mayor, diferenciando entre aquellos que viven en sus hogares y los que residen en residencias. Por lo general, los residentes tienden a tener un mayor grado de dependencia y, en consecuencia, requieren funciones distintas en los dispositivos de asistencia, explica la experta. También se enfatiza la importancia de la ubicación geográfica, ya que las personas mayores en áreas urbanas pueden acceder a servicios diferentes a los disponibles en entornos rurales.

Aunque el informe sugiere la capacidad de los robots con IA para mantener conversaciones con los usuarios, Doraiswamy reconoce que esta habilidad aún no se ha desarrollado completamente para imitar una conversación persona a persona. Antonio López, catedrático de la UNED, enfatiza la necesidad de que la tecnología incorporada responda a las necesidades y preocupaciones de los usuarios, manteniendo una perspectiva realista en cuanto a las capacidades de producción.

Tanto el autor del informe como el catedrático de la UNED reconocen una posibilidad que podría considerarse propia de la ciencia ficción: la posibilidad de que algunas personas lleguen a desarrollar vínculos emocionales con robots. Aclaran que, si bien las personas pueden proyectar sus emociones en objetos, es diferente que la máquina pueda responder de manera genuina a esas emociones. Además, mencionan que ya existen dispositivos que permiten configurar la voz de un ser querido fallecido en ciertos aparatos, lo que plantea cuestiones éticas y emocionales interesantes en este contexto.

 

Inteligencia digital y tercera edad. Imagen que muestra a un robot acompañando a personas mayores.

 

Proyectos piloto

 

A pesar de estar en desarrollo, en España ya se han implementado proyectos de robótica en residencias de la tercera edad. Estos proyectos incluyen mascotas robóticas como PLEO, que ayuda a pacientes con demencia, y robots como Pepper, que asisten a personas mayores en ejercicios de fisioterapia y cognitivos.

Según Carlos Vivas de PAL Robotics, la robótica se convertirá en una herramienta útil para el personal de atención y apoyo a pacientes. La empresa trabaja en proyectos respaldados por la Unión Europea con robots como ARI y TIAGo, con el objetivo de promover la independencia y proporcionar atención médica, manteniendo el control y la autonomía del usuario.

Los robots en desarrollo ofrecen diversas funcionalidades, como juegos para la cognición, programas para promover el ejercicio, videollamadas con seres queridos y asistencia en casos de emergencia. Sin embargo, también se plantean cuestiones éticas relacionadas con la privacidad y la responsabilidad en caso de accidentes. La tecnología plantea la necesidad de basar los modelos de inteligencia artificial y robótica en los derechos humanos, según expertos como Antonio López de la UNED.

 

Conoce los servicios en tecnología que te ofrece Beateam. Contamos con un equipo que te brindará soluciones efectivas que aporten valor real a tu negocio.

¡No dudes en contactarnos! Estaremos encantados de ayudarte.

Tal vez te interese

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *